5/11/10

PRÓLOGO DEL AUTOR

Quilicura, es una localidad similar a muchos otros pueblos, a muchas aldeas y comunas de nuestro país y del mundo.
Tal vez lo que hace diferente a este pequeño poblado es el abrupto cambio socio cultural y demográfico que tuvo en menos de una década.
Al nor poniente de Santiago de Chile, rodeada por cadenas de pequeños cerros, casi como oculta en el paisaje, la comuna de Quilicura vivía sus costumbres de gente provinciana.
Era un pueblo pequeño, de no más de veinte o treinta mil habitantes que tenía una vida calma y sencilla.
Nada alteraba el paisaje rural, sus senderos y su quietud.
La gente muy tranquila veía pasar cada día, respirando un aire limpio y escuchando la fauna local que también era parte de la bella fotografía.
Todo cambió cuando a principios de los años noventa, la expansión territorial la afectó como a ninguna otra región.
Llegaron cientos de familias de los más diversos sectores de la periferia de Santiago e iniciaron aquí su vida atraídos, precisamente por esta tranquilidad y por este entorno campesino, que sin saberlo, ellos mismos estaban cambiando.
Pero, como todo pueblo, se ha ido ,formando y construyendo a través de historias, tradiciones, leyendas y personajes.
No se trata de grandes historias ni grandes personajes, porque si así fuera este nombre de Quilicura sería una presencia en nuestro país o en el mundo.
Mas bien , son historias simples y de personajes sencillos. Son aquellos seres que hicieron su breve tránsito por este planeta y que nadie más recordó con el pasar de los años y de las generaciones aunque su vida estuviese nutrida de las más discímiles experiencias.
Hay personajes anónimos que descubrieron la sabiduría, el conocimiento y la felicidad, pero que esa misma condición les ha permitido vivir la plenitud de sus días en la sencillez y en la soledad de la naturaleza.
Estas son crónicas, descripciones biográficas de personajes anónimos que nunca ha nadie le hubiesen interesado, de no ser por esta pequeña recopilación que pretende no sólo que sean conocidas por nosotros, los que hemos vivido y conocido este pueblo, sino que se transformen en  universales.

Marzo 2009



 Entrada a Quilicura
por calle M.A. Matta

2 comentarios:

  1. Una hermosa y nostalgica entrada a Quilicura,pasado la linea ferreia Venia la escuela de la estacion y a continuacion la casona de la Sra. Berta Alfaro con la chacra Santa Sara que era una viña,la que por algunos años arrendo Pancho Romo. Frente a la casona pasaba un canal de regadio para la comuna y entre el canal y la casona habian unos arboles de eran Cascaranda,esta especie de arbol solo esta en dos lugares de Quilicura,siendo frente a la casa de Pancho Romo en la Chacarilla. Doña Berta Alfaro tubo dos hermanos uno fue Don Lalo Alfaro que vivia en la calle Arturo Prat en una casona descolorida y el otro Don Umberto este fue parcelero,su parcela estaba entre la de la familia Nilo y de Don David Espinosa(Mi suegro) Despues de muchos años volvi a vicitar Quilicura y todo habia cambiado,ya nada habia de lo tanto que habia conocido y vivido,Gracias Mario por tener la voluntad y coraje de guardar la memoria de nuestar comuna que fuue nuestra casa poor infancia y juventud..

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar